LA VENTANA COMO METÁFORA EN LA PINTURA DE ELRON

por dr.  Jean-Jacques Askenasy

Texto publicado en la Revista Ultima Ora, Israel, 21 de mayo de 2006

BARUCH ELRONBaruch Elron, cuando se sentaba a pintar, dibujaba un cuadrado, cada vez de dimensiones diferentes. Este cuadrado era la ventana abierta «por» o «hacia» la que él miraba el dibujo. Miraba la naturaleza o su propio pensamiento, esperando a crear. La vida era una escena abierta, donde las personas pintadas eran actores transeúntes.

Mientras que Elron actuaba en aquel escenario con el cuerpo entero, el cuadrado quedaba invisible. Pero, una enfermedad vascular, que no ha conseguido ser identificada hasta hoy en día, pidió el sacrificio de una pierna del pintor, dejándole inmovilizado en una silla de ruedas. El cese de manera brutal del derecho de vagar libremente por la naturaleza, su fuente incesante de inspiración, ha sacudido terriblemente la vida del artista. El único contacto entre el pintor y la naturaleza era ahora la ventana, de la casa o del coche. El cuadrado «por» él que miraba se había convertido en la «ventana» que comienza a aparecer en todas sus pinturas del periodo que siguió después a la tragedia. Elron miraba  el desarrollo de la vida de la avenida Chen, inmovilizado en la silla de ruedas.

Es verdad que muy a menudo encontramos ventanas en la pintura. La ventana nos entrega a la fascinación de conocer lo desconocido, es los ojos de la casa y una atracción hacia lo que no está permitido. Una mujer en la ventana de Caspar David Friedrich o “Joven leyendo en la ventana” de Henry Fuseli, o “Campesina en la ventana” de Droling, como también las pinturas con ventanas de los cubistas, dadaístas y surrealistas del final del siglo XX son muy conocidas.

Desde el punto de vista filosófico, el consciente no es otra cosa sino una ventana hacia el universo y tal vez la ventana con un marco lleno de fragmentos de vidrio roto sea una ventana hacia el subconsciente, y cuando los fragmentos son opacos, hacia el inconsciente. Podría ser que la ventana limitase el campo visual hacia la naturaleza, confiriendo, de todos los modos, al pintor, la posibilidad de profundizar este foco reducido.

Incluso desde el comienzo del Renacimiento, el término «perspectivas» estaba ligado a la noción de mirar por la ventana. La ventana siempre fue vinculada a la idea de libertad, tanto para el prisionero carente físicamente de ella, como también para él que está carente de ella espiritualmente.

Si la puerta es la que cierra el cuerpo, la ventana es la que cierra el alma. La ventana representa la apertura hacia la naturaleza, hacia sí mismo y hacia lo transcendental. La conexión entre la mirada y la imagen de la ventana despierta una alusión de indecencia, un mirar sin el permiso de nadie, atreverse a mirar y a entrar. Los pintores vinculan a la mujer con la ventana mucho más que al hombre. Se trata de una relación entre el sexo y la ventana, como también deriva de los cuadros de la Virgen María, como habían sido interpretados por Freud.

Al mirar la galería de cuadros de Elron, observamos, por el contrario, el uso metafórico de los fragmentos. El fragmento de vidrio roto de Elron confiere dignidad, señalando al espectador que no arañe mirándolo. A veces, los fragmentos cubren la mayor parte de la tela, otras veces faltan por completo. En función del pensamiento del pintor y el tema elegido, los vidrios aparecen a veces opacos en el marco de la ventana, otras transparentes. El optimismo del cuadro “Acre”, donde no ha quedado ningún fragmento roto en la ventana, permanece en el misterio, porque el pintor ya no está entre nosotros para confirmar o invalidar esta impresión.

Lo que sabemos es que a la pregunta: “¿Por qué usas la ventana en tu pintura?”, Elron respondió: «Para mí, la ventana es una puente entre mí y el mundo circundante. Una ventana rota deja pasar la luz, la mirada, el olor, el calor, el frío y el ruido. Los vidrios rotos significan la limitación de los ángulos y del campo visual, pero al mismo tiempo, también de la agudeza de los sentidos, los conocimientos, la fe y la filosofía de la vida. Quien crea tiene la obligación de apurar los límites provocados por obstáculos y a esto aspira el pintor dotado con experiencia artística».

BARUCH ELRON

Tagged with: , , , ,
Posted in Art, Español, Especial Baruch Elron

Niram Art Israel brought to you by:

Authors