EL ISRAELISMO DE BARUCH ELRON

por Daniel Cahana-Levensohn

Baruch Elron es considerado como un ejemplar de raza rara entre los excepcionales pintores del mundo del arte israelí. Se dedicó a la pintura a lo largo de su vida y, con el fin de definir su talento, se podría decir que el arte lo eligió a él en lugar de ser él quien eligiera al arte.

Uno de los temas relevantes en el mundo del arte contemporáneo, caracterizado por el eclecticismo y la influencia mundial de lo popular, es la originalidad y la singularidad de un artista de una determinada región o país. Ahora voy a tratar de calificar la posición del artista Baruch Elron y su exclusividad en el mundo del arte israelí – en el que está reconocido y con él que está conectado pero del que al mismo tiempo se distingue y se diferencia sin dejar de ser un artista israelí, a pesar de su propia singularidad.

Adán y Eva, (Una ayuda idónea para él)

Adán y Eva, (Una ayuda idónea para él)

Para empezar, me gustaría responder ya a mitad de la cuestión diciendo que Elron estaba muy arraigado en la cultura israelí, por  haber enseñado arte a muchas generaciones de estudiantes, algunas de las cuales siguieron  sus pasos. Además, desempeñó su función como presidente de la Asociación de Artistas y Escultores de Israel, a finales de los años ochenta y principios de los años noventa. Su propia obra artística, sin embargo, fue exclusiva en la elección de temas y, en contraposición a las tendencias del arte local, se ajustó a las técnicas clásicas de las academias europeas de la pintura. Podría ser comparado con varios otros importantes artistas israelíes, como Samuel Bak, Avraham Ofek, Bezem Naftali, algunos de los cuales se definieron como pintores del simbolismo y del realismo fantástico, o, a veces, del surrealismo.

El lenguaje técnico de Elron es europeo. También está influenciado por la pintura surrealista, pero él no se consideraba a sí mismo como un seguidor de ningún grupo de pintores o de estilo de pintura. Fue uno de esos pocos pintores que se sintió libre para emplear diferentes estilos de pintura desde el simbolismo al realismo fantástico.

Sin embargo, creó obras que estuvieron influenciadas por los paisajes locales que visitó y por los lugares por donde que gustaba pasear. Los orígenes hebreos tuvieron una gran influencia en el propio Elron y en su obra artística.

Al igual que muchos artistas israelíes nacidos en el extranjero y que inmigraron a Israel en su juventud, el artista (rumano) Baruch Elron también eligió inspirarse en las fuentes judías antiguas, las  narraciones de la Biblia. Eran para él una muy interesante fuente de inspiración en lo que concernía a las relaciones humanas, a historias morales y a los actos mágicos ricos en detalles fantásticos y encantadores. Elron utilizó estas historias cuando meticulosamente eligió las escenas descritas en su pintura. Un narrador en su propio derecho, que creó una obra pictórica, artística, rica en detalles fascinantes.

En mi opinión, como en el caso de otros artistas que se criaron en las fuentes del judaísmo, la elección de Elron de tratar la Biblia derivaba de los fuertes lazos y de la identificación de quien deseaba conectarse a la historia judía y sentirse como un nativo. Elron incluso fue un paso más allá y dotó al texto de una interpretación moderna, descrito en las siguientes palabras “¿Cómo aparecerían los relatos de la Biblia si se produjeran hoy en día, en el mundo moderno, en el comienzo del siglo XXI?”

En los comienzos de los años noventa, Elron comenzó a trabajar en la serie de cuadros inspirados en la Biblia. Necesitó casi de diez florecientes años para completarla.

Ahora vamos a profundizar en varias historias centrales que Elron eligió, de la serie de la Biblia, entre ellas: el relato de la creación, la creación de Adán y Eva, el diluvio, Moisés y las tablas de la Alianza, el profeta Jonás y la ballena, Sansón, entre otras. Cuando Elron decidió describir las historias de la Biblia, sabía que iba a retratar escenas de una manera que ningún artista moderno antes que él había intentado hacer.

Una de las escenas más interesante es la creación de Adán y Eva, en la que ha representado un mundo imaginario donde Adán y Eva aparecen como robots con piezas mecánicas y aperturas parcialmente cubiertas, revelando cables eléctricos en lugar de órganos humanos. En esta escena, donde, como en todas sus obras, la dimensión del tiempo es uno de los motivos entrelazados, la cabeza de la mujer está construida de modo que la parte superior se presenta como la envoltura de un reloj que puede ser enrollado a mano. La imagen del hombre la muestra con una máscara de gas. ¿Alude Elron a un mundo antinatural e inhumano?

La naturaleza fantástica y una conexión casi imposible entre un mundo moderno y las historias que se remontan cientos de años atrás han sido posible gracias a la fértil imaginación del artista y su brillante talento.

Exodo (Baruch Elron)

Exodo (Baruch Elron)

Un elemento adicional y moderno, que también aparece en la escena que representa a Moisés y las tablas de la Alianza, viene en dos versiones. En una de ellas, Moisés es presentado en una motocicleta, las tablas de la Alianza están intactas y cubiertas bajo la tela de un saco. Moisés aparece en la lejanía, como si hubiera llegado en una visita fortuita y no tiene intención de quedarse.

Moisés parte las Tablas (Baruch Elron)

Moisés parte las Tablas (Baruch Elron)

En la otra versión, se ve a Moisés descendiendo de la montaña con el becerro de oro en el fondo y las tablas ya rotas. Él lleva una bolsa de color rojo brillante en el hombro que pertenece a la era moderna. Las dos versiones revelan la angustia que siente Moisés por emprender una misión que le había sido impuesta. Elron creía firmemente en la frase de la Hagadá de Pesaj: “En cada generación, cada individuo está obligado a considerarse a sí mismo como si él personalmente hubiera salido de Egipto” y Elron expresa su fe en este mandamiento, como un pintor.

El profeta Jonás (Baruch Elron)

El profeta Jonás (Baruch Elron)

“Jonás y la ballena” es otra escena interesante. Jonás, vestido con un traje de buzo, ha sido arrojado en una orilla de mar contaminado por botellas vacías de vino, cerveza y refresco de cola, así como otros desechos. Su mano y la planta del pie apuntan hacia el espectador, una composición que crea cierta cercanía y tal vez también una auto-identificación (como una huella digital). El collar de perlas que Jonás está agarrando también es un objeto que se ha convertido en un símbolo en la obra de Elron, para quien la perla simboliza la fertilidad y la vida renovada. Jonás ha sido rescatado y ha recibido una nueva vida. Elron mira  la creatividad y la superación de los obstáculos como una calidad más alta.

La escena más excepcional es la de Sansón. Su imagen recuerda inmediatamente a Batman, una figura imaginaria que protegía a los residentes de Nueva York. Sansón está representado aquí, en medio del momento dramático cuando, recién liberado de sus cadenas, presiona con las manos desnudas contra los pilares del edificio de su alrededor. Estos pilares están hechos de metal y son una reminiscencia de la arquitectura moderna. En la pintura, la imagen fantástica de Sansón irradia un aura que no es menos mágica que la descripción en la Biblia.

Una sección adicional importante en la obra de Elron trata de paisajes vistos desde su ventana. Al igual que muchos otros artistas,  ha elegido presentar los paisajes como acontecimientos que ocurrían en su entorno inmediato, convirtiendo así el dominio público en su dominio único y privado, apropiándose del paisaje para sí mismo y haciendo una declaración de identidad y de reivindicación territorial. Todas las actividades en Sderot Chen (Chaim Nachman Boulevard) son las invenciones de su imaginación febril donde la fantasía se entremezcla con la realidad de Tel Aviv. Es una realidad de amor, de música y de acontecimientos felices que ocurrían en el centro de la ciudad.

Sansón (Baruch Elron)

Sansón (Baruch Elron)

El artista que, en ese momento, estaba enfermo y sólo de vez en cuando paseaba por la avenida, la mayoría del tiempo, la observaba desde la ventana de su estudio que daba hacia la calle. En esta serie de pinturas, Elron pinta varios Cupidos lanzando flechas a una pareja de enamorados, niños pequeños jugando, imágenes en vuelo, árboles bailando y abrazándose. Pinta también instrumentos musicales y juegos de colores vívidos. Por unos instantes, la avenida se ha transformado en un escenario en el que se producen espectáculos cortos. El mundo que  Elron ha creado es a la vez mágico y feliz.

Autorretrato con máscara

Autorretrato con máscara

También otra serie de pinturas excepcionales, es su serie de sueños, que creó en el año 2000. Las pinturas representan paisajes en su mayoría israelíes, campos en flor, montañas, rocas y senderos que el pintor había recorrido (ver una escena de la calle Safed, Rosh Pinah, una ventana en Jaffa, la tumba de David, las representaciones de Jerusalén y el roble de Galilea etc.). Los marcos utilizados, en su pasado no tan lejano, habían sido marcos de ventanas de madera. Alrededor de cada pintura, Elron ha pintado trozos de vidrio que dan la impresión de que la ventana se habría roto. El mensaje que transmite es que todo aquel que logra superar el peligro que le amenaza (en la forma de vidrios rotos) rompiéndolo, tendrá garantizada una buena, encantadora y agradable vida. La naturaleza es a la vez heroica y sublime, aumentando el sentimiento de pertenencia al lugar.

Con justicia, Elron puede ser definido no sólo como un artista de Tel Aviv sino también como un israelí hasta la médula. Su obra comprende decenas de pinturas de paisajes que representan el mar de Galilea, Tiberíades y Galilea, así como de otras partes del norte y del sur del país. Estos paisajes fueron pintados sobre todo en su estudio, después de haber hecho dibujos al natural en el lugar. Junto con su familia, hacía giras por toda la tierra, descubriendo paisajes encantados, volviendo a su estudio lleno de impresiones, y sobre todo, pintando la naturaleza en el apogeo de su floración. Él siempre representaba a la naturaleza como sublime, con árboles que se mecían en el viento que soplaba, con fascinantes flores que se abrían y con cipreses y palmeras. La naturaleza refleja su espíritu feliz y elevado.

Una pintura adicional, especial, es un autorretrato del artista con una máscara de gas, que le esconde y protege, simbolizando la Guerra del Golfo de 1991, cuando los israelíes tuvieron que usar máscaras de gas como protección contra posibles misiles químicos iraquíes. Elron dio a la pintura el título de Artista para todos los tiempos como símbolo de la solidaridad y del patriotismo. Él lleva la máscara, burlándose del miedo y, en vez de ir al refugio para esconderse, continúa pintando en su estudio.

Elron representa a un Israel que no tiene miedo, que no hace compromisos y que lucha por mantener su puesto y su profesión a pesar de las dificultades de toda la vida.

 

Tel Aviv, Octubre 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tagged with: , , , , , , , ,
Posted in Bellas Artes, Español

Niram Art Israel brought to you by:

Authors